Free tours Cristo de la habana

17 Curiosidades del Cristo de la Habana: una escultura soberbia

La primera curiosidad del Cristo de la Habana es su fundamento. Pues la idea de esta escultura soberbia se basó en la fe de una persona frente al temor. Es más, no lo tenía pensado, pero sí, la voy a enumerar:

  1. El Cristo de la Habana nace del amor y la fe de una mujer. Como lo escuchas. Ante el temor a la muerte de su esposo, Martha Fernández Miranda de Batista promete la ejecución de esta obra en gratitud a Dios. Se puede suponer que luego de salir con vida del Atentado en el palacio presidencial del 13 de marzo de 1957.
  2. Su creadora fue Jilma Madera, una excelente escultora cubana, quien ganara el concurso con este proyecto.
  3. Jilma Madera creó también el busto de Martí que está en la Cima del Pico Turquino. Por lo que ha creado las dos obras más significativas y elevadas de este país, realizadas por cubanos.
  4. Si continuamos hablando de la excepcional artífice, podemos recordar con buen juicio que supo despreciar la tentadora y deformada altura de 35 metros que intentaban obligarle por presumir por encima del Cristo Redentor, que tiene 32 metros. Hubiese sido un desastre, por la poca altura del monte que le sirve de base. En cambio, el Cristo de Río de Janeiro se eleva a unos 710 metros sobre el Monte del Corcovado.
  5. En el mundo existen varias esculturas similares al Cristo de La Habana. Están el Cristo del Corcovado, en Brasil; el de Lisboa, capital de Portuguesa y el de Lubango, en Angola. 
  6. El Cristo de la Habana tiene 20 metros de Altura, sobre una base forjada in sito de 3 metros; y esta a 51 metros sobre el nivel del mar, en el promontorio del Poblado de Casablanca.
  7. Para su realización fueron utilizadas unas 600 toneladas de Mármol Blanco de Carrara.
  8. Se estima su peso final en 320 toneladas.
  9. Está compuesta por 67 piezas conformados por 12 estratos horizontales. Se une en su interior por cabillas de hierro tensadas contra una viga de acero que se levanta por el centro hasta su cabeza. 
  10. Para el montaje, en septiembre de 1958, se necesitaron 17 hombres con el auxilio de una grúa. (Dato más cómico que curioso: para su reparación en el 2013, se movilizó a una comisión multitudinaria, que sería difícil contar sus miembros. Como cambian los tiempos, ¿verdad?)
  11. Para los bocetos de la obra no usó modelo oficial, sino que se concentró en su ideal de belleza masculina; tomando al amor de su vida como inspiración.
  12. Jilma le hizo las cuencas de los ojos vacías para crear la impresión de que nos mira desde cualquier ángulo que le observemos. 
  13. Fue inaugurada el 25 de Diciembre de 1958.
  14. Llegando a ser, El Cristo de La Habana, la escultura más grande del mundo en mármol blanco de Carrara esculpida por una mujer.
  15. Un dato bien curioso, más bien de las personas que de la propia escultura. Esta pieza fue alcanzada por los rayos tres veces (1961, 1962 y 1986). Por fin, treinta años después de su nacimiento, le colocan el tubito Pararrayos. ¿Lo habrán fabricado en Saturno? Te detallo los pormenores completos de estos sucesos y cómo fue que se demoraron tanto… En este Post: El Cristo de La Habana: uno de los imperdibles de esta ciudad. Así que ya sabes, cuando estés descansando a sus pies recuerda que una de las curiosidades del Cristo de la Habana es ese tubo intergaláctico que tiene detrás.
  16. Para mí, la curiosidad más loca del Cristo de la Habana se hospeda en su base. Allí, a la hora de su fundición, la escultora colocó diferentes objetos de la vida cotidiana contemporánea. ¿Por qué? Hago mis conjeturas, pero prefiero que tengas las tuyas.
  17. Como detalle de la identidad cubana de Jilma, el Cristo de la Habana se yergue sobre chancletas de metededos. A la vez, para denotar su ideal de belleza masculina, Jilma le regala unos labios pronunciados como símbolo de su concepto de virilidad y mestizaje cubanos.
 Free Tours por el Cristo de la Habana
Aquí tienes una imagen de su inauguración el 25 de diciembre de 1958.

Curiosidad para una Despedida

Ya me despido por hoy con una curiosidad viajera del Cristo de La Habana. viajó en barco por tres mares hasta llegar a su destino. ¿Cuánto podremos navegar nosotros cuando se acabe esta cuarentena?

Cuando quieras, puedes invitarme a un paseo.

Con cariño.

Tío Lucio el viajero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En que puedo ayudarte?