Tren Bayamo cuba_Lucioviajero

Bayamo, al fin un tren, ¡y nuevo!

Parque Jaimanitas cuba Lucioviajero
Esta fue nuestra despedida en el Parque deJaimanitas_Lucioviajero
Muralla de la Habana Lucioviajero
Muralla de la Habana_Lucioviajero

Camino un rato por la ciudad. La verdad es que la congoja me golpea los primeros instantes cuando dejo a Lucía, mi única total allegada familia. Un aliciente que empleo es el recorrer las calles cercanas a la Terminal en busca de nuevos detalles que, en realidad, muchos de ellos, siempre han estado ahí. Como estas sugerentes ruinas de la Muralla de la Habana. Este es el mejor, acaso el único, trozo que se puede disfrutar de veras. Incluso con una de las entradas. Por cierto, esta puerta se me hace un poco pequeña cuando trato de imaginarme todo el tráfico que circulaba desde dentro hacia fuera de intramuros. Esta vez quise pensar en el Film “En el ojo del canario”, en la escena en que el señor Martí custodiaba el acceso en la muralla…

Puerta muralla de la habana
Puerta en la Muralla de la Habana

Sin embargo, la sangre viajera se sobrepone a cualquier despedida. Después de un año como este, en el que solo he podido dar un viaje dentro de la Cuarentena, este es lo máximo. ¿Cómo quejarme? Mientras la mayoría de las familias cubanas se sientan a la mesa para la tradicional Cena de Fin de Año, jugar en casa, beber, quemar cada cual su año viejo, lanzar fuegos artificiales y cumplir muchas de las tantas supersticiones estoy encima de un tren nuevo dando mi primer gran viaje de dos años, (31 de diciembre de 2020–1 de enero de 2021). ¿Puedes ver qué gran privilegio? JAJAJA.

tren Lucioviajero
Al fin el tren a Bayamo. JAJAJA!!!

Al fin un tren, después de tanto rato en su búsqueda. Son las 17:20, sin retrasos el Tren Habana-Bayamo-Manzanillo comienza a deslizar sus coches por la vía chirriante de la Terminal de “La Coubre”. Esta es la Terminal que funge como Nacional, mientras la hermosa Terminal Central es reparada por sesudos Alemanes (Deo gratia).

Tren habana bayamo
El Tren Habana-Bayamo-Manzanillo en la Terminal La Coubre

Nada más gratificante y alentador que salir el tren a su hora. No puedo quejarme mucho, tengo “buena suerte” con los trenes; a pesar de que no exista. Le decimos adiós a la Bahía de la Habana, y

La Ferromoza nos indica en su bienvenida que el itinerario esperado estima la llegada a las 6 de la mañana a Bayamo (y las 11 a Manzanillo). Nada mejor para ablandar nuestras tristezas de cuarentena que un viaje de trece horas. ¡Amén!

Además, como parte de las estrategias de viajeros con poco dinero, viajar de noche nos ofrece la ventaja de un hospedaje menos. Por mi parte, solo cuento con un Coach en Minas Harlem, Jiguaní, adonde estimo llegar mañana sobre las 10 am. Allí espero dormir una noche por cortesía, pero las demás deben ser en la calle, pues mi intención es conocer Bayamo y Manzanillo, y ahora, que mi compañera me da buenas señas de Yara, pienso echarle un vistazo. No llevo dinero y necesito llegar a la Habana antes del 8 de enero,fecha en que le ponen la pañoleta azul a mi bebe, quien cursa el primer grado.

Al principio, comencé preocupándome por la velocidad. Sin embargo, luego tomó su ritmo y parece que irá a buen paso. Claro, si les digo que la velocidad no supera los 90 kilómetros y, encima, están acostumbrados a los trenes rápidos, esta velocidad puede parecerles un chiste. Pero acá, que puedan mantener 50 km/h todo el recorrido, es el mayor logro de la ingeniería-logística-transportista-mecánica-ferroviaria. Qué coincidencia, la pluma que llevo conmigo en este viaje felicita a los trabajadores españoles del sector, por 150 años de ferrocarriles en España.

Una hora de viaje y se escucha la voz de la ferromoza: Vayan bajando la mesita, la merienda vale 20 pesos. Oscurece ya en el Caribe, las siluetas de las personas que caminan por los parajes de campo que atravesamos se hacen cada vez más ininteligibles. Es que en este horario anochece tan rápido. Estoy emocionado. Allá, en la distancia que disminuye, la ciudad monumento me espera.

coche de tren
Mi coche lindo.

El tren nuevo está precioso, al menos así lo veo (hoy no estoy muy exigente). No parece de buena factura, pero al ser nuevo brilla hasta por los poros. Se ve cute, con sus ventanas con cortinas, sus ambientadores girando en el techo, su pasillo limpio y su baño –que descarga. Los asientos están duros, pero se ven tan lindo con su franja luminiscente en sus costados, a la altura de las piernas… Me recuerdan la pista de un aeropuerto. La lucecita superior personal funciona. Mi coche es el número 7, que significa plenitud, perfección. No podría ser mejor. Aunque, por supuesto, auguro un difícil retorno.

En uno de los extremos tienes una nevera con agua bien fría y un cesto de basura disimulado como debe ser. En el otro, sendos baños bien equipados. ¡Te digo que tiene de todo este baño! La tasa descarga, el lavamanos funciona, con su espejo y su porta toallas, la luz del techo no parece tienes jabón en gel… Lástima que sea pinky con olor a fresa, si Yaraís lo viera. ¡Wow! ¿Pero qué es esto? Hasta una toma de corriente  de 220 v, con la que espero recargar mi teléfono dentro de un rato, cuando todos duerman. ¡Vaya que es una felicidad! Solo le falta que tuviese wi-fi. Ahora que es de noche, puedo imaginar que atravieso los montes suizos en el Interail.

Puedo decir, sin el mínimo temor a equivocarme, que este es mi primer viaje como persona. Con todos los servicios necesarios a mi disposición. Sin faltar nada, que se encuentre defectuoso o clausurado.

En lo que respecta a la Reservación, siempre hay sus alargados chistes de oficina. Cuando reservé quedaba un solo destino, un solo asiento. Hace unos segundos, escuché como el “Capitán” le decía a la Ferromoza, que el tren iba al 40 % de su capacidad. En mi coche van más de 20 asientos vacíos y el de alante tiene muchos más. Siempre es así el 31 de diciembre. No es la primera vez que viajo en esta fecha. Lo he usado muchas veces. Me gustan los viajes que tocan dos años en sus itinerarios.

Mi ferromoza escapa…

La ferromoza se llama Maritza Tornez. Mujer de carácter recio que prefiere disponerlo todo, indicarlo todo y relinchar cuando alguien no hace lo que ella dijo. Por el lugar donde se encuentra y quienes tiene delante, se asemeja a una maestra inmadura, de las que está impartiendo sus primeras clases en la junior.

Mi compañera de viaje esta vez se llama Osmara (Mara per me). Parece agradable aunque poco conversadora para mi necesidad actual. Es de Yara; vuelve a casa tras un largo viaje a la capital cubana. Su pueblo es hermoso, me dice con una mirada comparativa.

viaje en tren
Aquí está mi compañera de viaje.

Brindamos con el pomo de refresco que nos vendieron y nos deseamos la mejor y más completa alegría futura.

Son las 7 de la noche. Matanzas, con su inmensa bahía y sus tantos encantos… Luego te escribo más sobre ella. La Atenas de Cuba. La primera ciudad cubana.

Estamos atravesando la llanura Matanzas-Las Villas. Son las 9:50, nos detenemos para darle cruce a otro tren que viaja más vacío que el nuestro. Abro mi ventanilla y saludo a los desconocidos en un gesto desenfadado mezcla de estupidez y locura que me hace sonreír; mientras mi compañera de viaje se acomoda en su asiento. Duerme desde Matanzas.

10:20 Nos hemos detenido por un rato que ya comienza a levantar sospechas. Ja. No me di cuenta, pero estábamos en Santa Clara, la tierra de Marta Abreu. Por cierto, esta Estación de Ferrocarriles que acabamos de pasar, se la deben a ella los villaclareños. La tierra también de mi padre, y de la mayoría de mi familia paterna. Fue, en mi infancia, mi Ibiza, la ciudad de mis fines de semana. Pueden hacer cuentas. Casi cinco horas desde la Habana hasta Santa Clara.

10:40 Placetas, en esta pequeña ciudad tiene mi madre su actual casa. Este es un pueblo frío de clima (supongo que por minerales y relieve tan llano), donde viven ahora mi mamá y mis dos hermanas. Pienso descansar un poco para estar despierto cuando llegue a Camagüey, Las Tunas…

Pero después que llegue el año nuevo. Faltan solo 14 minutos. Así, mientras te escribo sobre mi hermoso bien que ha arrancado con el pie derecho, habré terminado este post que también, como este viaje, pertenece a dos años.

Mientras se acerca el 2021, les recuerdo que por estas ciudades, al menos, por las más importantes, tienen varios Free Tours guiados por locales que te pueden encantar. Según la plataforma que más te guste, te dejo algunos enlaces útiles para que los reserves gratis. De hecho, son gratis. Tienes algunos pagados, se me ocurren ahora el de Viñales, o el de HabanaTrinidadCienfuegos. Te garantizo que si te gusta la exclusividad, el buen trato y tener todo bajo control, estos Tours son una excelente actividad que puedes reservar desde que organizas tu viaje. Lo mejor es que la mayoría de ellos te ofrecen el paquete con un mejor acabado que las propias agencias del turismo oficial; con mayor dominio, seriedad y –lo más diferenciador– el trato que te ofrecen estos guías es de lujo.

GURUWALK       CIVITATIS       GETYOURGUIDE       TOURSCANNER

TOUR LA HABANA-TRINIDAD-CIENFUEGOS en 2 días.

EXCURSIÓN al VALLE de VIÑALES 67 US$. Recogida en el Hotel y cancelación Gratuita hasta 48 horas antes.

Una vez más les recuerdo que IATISEGUROS es el MEJOR Seguro de Viajes, y el más barato. Este es el enlace de IATI.

Para todos tus viajes tienes los mejores hospedajes con el grande AIRBNB.

Te dejo un excelente buscador de Vuelos y Hoteles: JETRADAR.

Y si eres de los turistas a los que les gustan los servicios de Élite, te ofrezco el enlace del Grupo IBEROSTAR.

11:59. TIC TAC, TIC TAC, TIC TAC Llegó la hora de Cenicienta.

¡Muchas felicidades y bendiciones en este 2021!

Tío Lucio el viajero.

Ps: Olviden lo que les dije de la Toma de Corriente en el baño, no funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En que puedo ayudarte?