Viajes a Cuba con niños

Lucía, la niña más bella del Mundo: ilumina todo mi ser

Hoy quiero hablar de alguien que hace honor a su nombre: Isabelle Lucía, la niña más bella del Mundo.

La niña más bella del mundo

Antes de continuar debo aclararte que, hasta ahora –quiero cinco–, tengo dos niñas más bellas del mundo. Sasha Naomi e Isabelle Lucía. La mayor tiene 10 y la menor 6 (estamos a principios de 2021).

Permíteme una aclaración por si alguien conocido lee este post y supone algo raro. Sasha no es mi hija biológica, pero le amo igual que a Lucía; así que esto debe importar…

Sobre Sasha ya te escribí algo en otro post y en la página pilar de su Blog dentro de este sitio. Aprovecho para invitarte, si quieres leer lo que ella escribe por estos días, entres al Blog de Sasha, en esta misma web. Para subir sus textos he creado una categoría propia para ella.

Nomenclatura para un nombre

¿Cómo surge el nombre Isabelle Lucía? Lucía significa Luz interior. Mientras que Isabelle es luz que resplandece. Entonces, dada la mezcla ondulante de colores descompuestos, viene a representar el haz de luz que nace en mi interior e irradia todo mi ser. Es el Faro en medio de esta tormenta de incertidumbres e indecisiones. La herramienta que Dios ha usado para mantenerme del lado de acá…

Tengo algunas pautas para escoger los nombres de mis hijas y estas leyes las apliqué, como es de esperarse. Te las detallo rápido para que lo tengas claro.

Primero: Tiene que significar algo, en mi vida. Cuando digo mi vida, no excluyo a mi cónyuge. Así que debería decir, en nuestra vida. Como al momento de escribir este post me encuentro como “padre soltero”, me expreso de esa manera.

Segundo: El nombre de todas mis hijas tiene que ser compuesto.

Tercero: A raíz de la norma anterior surge una que le sucede. Las dos palabras que componen su nombre deben tener cierto agrado fonético; sin lucha etimológica. Por ejemplo, el vocablo principal de su nombre es Lucía. Sin embargo, no sonaba bien colocarlo antes del segundo término escogido, Isabelle. Además, siempre me agrada aprovechar cada oportunidad que la vida nos ofrece para burlarme de algunos. Por eso, como trampa, su nombre principal queda escondido a quienes no pertenecen a la famiglia o no le conocen bien. Ellos le llaman por su primer vocablo, que es, a la vez, una partícula de relleno secundario. A que es divertido reírse de ellos. Buen chiste, ¿no?

Paréntesis familiar: El nombre Lucía estaba escogido para mi primogénita desde mucho antes de pensar en casarme. Si es que lo pensé antes de hacerlo. Era el nombre de mi abuelo favorito. El hombre más íntegro y familiar que haya conocido. Del cual debo aclarar que tampoco éramos de la misma sangre. Por lo visto, queda demostrado que los lazos consanguíneos no representan nada a la hora de conformar nuestra psiquis; ni el marco espiritual-emotivo que luego admiramos con amor.

Cuarto: Nadie escoge los nombres de mis hijas. Ese asuntillo de ajenos con ganas de escoger nombres, elaborar listas, dar opiniones, exigir estúpidamente, queda descartado de tajo.

La lista de nombres de tus hijos los escogen ustedes. Solo los padres tienen este derecho. Nadie más.

Quinto: Trato de escogerlos con cierto valor atemporal, dentro de lo posible, para que no sea un egoísmo ridículo de buscar el nombre de mi hija para mí; sino para ella.

Sé que muchos padres, en especial de la Generación M, no son capaces de despojarse de su egocentrismo y entender esto…

El teatro, fuente de vida

Una de nuestras actividades favoritas es disfrutar obras de Teatro. Lo cierto es que no se puede visitar muchos en la Habana. Por lo general, los pocos que tenemos, hacen sus presentaciones a las mismas horas, son distantes y no tenemos la capacidad para llegarnos a todos.

También, vale resaltar la opción de hacerse un favorito al que privilegias sobre los demás. Esto tiene la desventaja de perderte algunas presentaciones por puro patriotismo.

Lucía: actriz

Como padre y artista, mi deber es presentar todo cuanto pueda delante de ella para que tenga basamentos reales, empíricos, para escoger lo que en verdad le agrada.

Ese es nuestro deber como padres. Que nuestros hijos consigan tener el diapasón lo más amplio posible para definir sus habilidades y deseos, que, en el futuro se convertirán en sus profesiones (en el mejor de los casos).

Lucía es Bailarina Española. Pertenece a la Compañía de Danzas Flamencas “Alas”. Le gusta pintar, y a veces, le ayudo… Quiere cantar, por lo que intentaba encontrarle una maestra de Música justo antes de comenzar esta prolongada cuarentena. Le gusta ser artista de Circo, come candela y acróbata. Dice que quiere ser bióloga, veterinaria, maestra…

Pero, desde mi óptica personal y evaluación como profesor, pienso que su perfil artístico es de actriz. Es en este escenario creativo donde se desenvuelve mejor; donde lo entrega todo. Lo disfruta a sus anchas y siempre, a cada instante de su vida, piensa en un público delante de ella observando su trabajo.

Una vez más, la cuarentena por Covid-19 ha venido a detener cuanto se tenía pensado. Me hablaron de un par de grupos de teatro que trabajan con niños. No he podido dar con ellos aún. Apenas termine este encierro pienso intentar colocarle en un Grupo donde pueda trabajar su talento. Puede que no sea su carrera, eso no importa. Lo mío, como papito lindo que soy (…), es ofrecerle la oportunidad de exteriorizar su mundo interior, en busca del derrotero vitalicio.

Ley de la negación de la negación

Busco la manera de apoyarla porque, además de todos los sentimientos de padre amoroso, espero que no tenga que encontrar o hacer nada en esta vida (al menos profesional), sin haberlo podido escoger. O sin saber al menos de qué va cada ruta que se levanta frente a ella.

No recuerdo a mis padres ¿…? haber hecho nada por mi orientación, en ninguno de los sentidos posibles. Ni siquiera les recuerdo compartir actividad alguna que disfrutáramos juntos, para fomentar algo. Todo lo contrario, sí alojo en mis recuerdos negaciones de todo tipo, restricciones, anhelos infructíferos, desasosiegos.

Esto no le puede suceder a mis hijas. Ellas podrán escoger lo que gusten, pero nunca basadas en el desconocimiento.

Su carácter: la joya que enamora

Continúo hablándote de mi bebé. Si dicen que la sonrisa sana heridas; puedo expresar que lo apoyo en su totalidad. Lucía hace honra a su nombre iluminando todo mi ser. Tiene un carácter espléndido cargado de alegres fulgores de humanidad infinita.

Es amigable, cariñosa, dada al buen trato con personas de todas las edades. La Gracia de Dios le ilumina también a ella, como “devolviéndole”, a modo de recíproco detalle, la luz que le brinda a los demás.

Sus gestos de amor

Entre sus constantes acciones se halla el gozo de alegrarme con sus gestos de caridad.

Siempre está consciente y dispuesta al abrazo, la caricia familiar expresa y el recurso del amor a flor de piel. Es una niña dispuesta a ofrecer su ayuda a los demás; sin dejar de sonreír. Y cuando pierde su sonrisa porque algo le afecta, su rostro es tan lastimero que me hace llorar; incluso, por momentos, antes que ella misma. Me parte el alma verla triste, agobiada por algo…

Su capacidad para perdonar

La habilidad que tienen los niños para perdonar es envidiable. Ojalá y todos los adultos pudiésemos ser tan grandes como ellos.

El miserable de su abuelo materno la quería asesinar cuando pequeña y ella, que no sabe nada y que su corazón no da lugar al odio, le acaricia con su valor de niña-gigante. No sé con qué cara ese mediocre es capaz de mirarse al espejo. Claro, esto lo digo como recurso retórico. Es sabido que este tipo de sujetos no son capaces de autoenjuiciarse. Es triste que estén tan vacíos, ¿verdad?

Mi princesa y una exhortación

Mi bella monarca es una mariposa hilarante que se define por el cariño. Espero que tus hijos e hijas sean similares y tú te comportes a su altura. Por último, pedirte que seas capaz de apartar tu ego y hacer florecer de alegría real a tus pequeños.

Pero recuerda, es su vida la que debes moldear, no la tuya en ellos. Cuando hagas algo “por tus hijos” que realmente lo sea. No una imagen de tu egoísmo traspolado al cuerpo del sucesor indefenso.

Aquí tienes unas imágenes de su esbelta figura y su tesoro interior que le sale por los poros.

Chao, hoy me despido más feliz que nunca.

Tío Lucio el viajero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En que puedo ayudarte?